lunes, 22 de marzo de 2010

Epsilon vuelve a soñar

Buena noticia para el automovilismo español. Según confirma Joan Villadelprat, el equipo Epsilon Euskadi volvera a intentar su entrada en la Fórmula 1. Ya lo intentó durante 2009, pero la FIA y Ecclestone tiraron de viejos amigos para dar entrada a Lotus, USF1 o Campos Meta. El resultado de aquel "proceso de selección" ya lo sabemos. Lotus a la cola de la parrilla, USF1 ni siquiera ha conseguido su participación, en un movimiento vergonzoso, y Campos Meta ha conseguido estar en la parrilla pero sin orgullo, necesitando para ello reconvertir todo el proyecto, con un nuevo dueño e incluso otro nombre, Hispania Racing. El proyecto dirigido magistralmente por Joan Villadelprat, Epsilon, quedó como el primer eliminado en esta selección, y eso que aportaba mayor solidez y respaldo económico que el resto de candidatos. La "dedocracia" de Mosley y Ecclestone le dejó fuera.

Con este panorama, la plaza de USF1 ha sido de nuevo sacada a concurso, para que se presenten aspirantes a la entrada en la Fórmula 1, algo que no ha dudado en ningún momento el Jefe de Epsilon Euskadi. Así se convierte en candidato a la Fórmula 1 2011. La decisión se tomará en Julio de este año. 

Con sede en Vitoria, el equipo Epsilon Euskadi es el proyecto mas sólido y de mayor futuro del automovilismo español. Su centro de desarrollo es de los más avanzados de toda Europa e incluso consiguieron concluir la construcción en 2009 del primer gran túnel de viento de nuestro país, a escala 1:2. Su Presidente, Joan Villadelprat, ha trabajado durante 30 años en la Fórmula 1 formando parte muy importante de equipos como Ferrari o McLaren. Por supuesto le deseamos toda la suerte del mundo en este proceso. Ojalá que la temporada que viene tengamos a este gran equipo entre los mejores del mundo automovilistico. En Julio... la respuesta.

1 comentario:

M3 dijo...

En buena hora Epsilon pueda conseguir su ingreso a la máxima, siempre mantuve que la FIA cometió un error al dejar a Campos y no a Villadelprat. El tiempo me dio la razón. Abrazo